El parto de los montes

Y es que la publicación en el BOE del RD 694/2017 sabe a poco. Un reafirmarse en lo ya conocido con un par de guindas de atrezo. Un pase de pelota a otros ámbitos más apropiados, sendas órdenes ministeriales, una para la formación subvencionada y otra para la bonificada, que se publicarán a continuación ¿? y que prometen terminar de completar el desarrollo de la ley 30/2015. Por lo tanto, la primera sensación es de quedarnos como estábamos. El RD no satisfizo las expectativas despertadas. En lo que respecta a la formación programada por las empresas, la entrada en vigor del RD será el 01/01/2018.

Lo más importante de todo, y que es previo a normativas y requisitos,  se mantiene y, por lo tanto, todos aquellos aspectos en los que hemos puesto el acento todos estos años hay que seguir potenciándolos; luego es bueno insistir en ellos: análisis de necesidades formativas, formación que satisfaga necesidades reales de la empresa y, por lo tanto, que esté relacionada con su actividad y con las tareas propias de cada puesto de trabajo; triple evaluación: de la calidad, de impacto y de contenidos; guía didáctica y registro de tutorías en teleformación, requisitos de tutores y plataformas, calidad frente a mala praxis, etc., como un cometido propio de los centros. O sea: formación de calidad para que las empresas perciban claramente los beneficios de la formación.

Ya han sido señalados algunos cambios referidos a la responsabilidad del seguimiento y control, de acuerdo al ámbito de actuación de las empresas y entidades; a la adscripción de la teleformación neta a aquella, (hasta ahora mixta) con un 20% o menos horas presenciales; a la posibilidad de superar las 8 horas por jornada cuando la formación se concentre en una sola jornada (y con matices); a la ampliación de los grupos en modalidad presencial a 30 participantes en lugar de 25; al procedimiento previo que deben llevar a cabo cuando se trate de empresas de nueva creación o aquellas que abran nuevos centros de trabajo; y otros procedimientos que siguen pendientes como el de la acumulación del crédito en varios ejercicios. Y el cheque formación y lo que te rondaré, morena.

¿Qué han declarado los llamados agentes o interlocutores sociales respecto de la publicación del Real Decreto? Rayos y truenos: no se ha contado con ellos; mal para el cántaro. No estamos de acuerdo ni con libros blancos ni con negociaciones con representantes no estrictamente profesionales de la cosa. Más nos ha parecido una riña de gatos que algo serio. Siempre reivindicaremos las cuestiones de fondo: los interlocutores genuinos de la Administración deben ser los profesionales de la formación para el empleo: ni organizaciones sindicales ni empresariales son per se, expertos en formación. Luego… Pero seguro que tienen mucho que decir en otros ámbitos de actuación del sistema. Ya hemos vivido la desmesura de entidades que, con fondos públicos, han establecido una red de instalaciones en clara competencia desleal con los profesionales de la formación. Gran parte de la perversión del sistema viene de ahí.

Seguiremos esperando a ver si una mañana del duro estío nos dan una sorpresa, se completa el ciclo, y dejamos de asistir al parto de los montes del fabulista clásico Esopo.

2 respuestas a “El parto de los montes”

  1. Javier dice:

    Han sido mucho años de chupar del bote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Plataforma de Teleformación Abadia

Buscar en la web

Publicaciones por categorías